viernes, 23 de octubre de 2015

AL RITMO DE "CAITRO SOTO"

Un 23 de octubre, hace ya 81 años, nació una gran intérprete de la música criolla, un compositor, cantautor y sobre todo una persona noble. El hombre de gran sonrisa, potente voz y manos poderosas que acariciaban el cajón peruano es sin duda el inigualable PEDRO CARLOS SOTO DE LA COLINA, más conocido en el mundo artístico como CAITRO SOTO. El Heredero de la tradición negra, supo entregar lo que había rescatado de sus ancestros, a pesar de quedar huérfano de padre a los 7 años, su madre Benedicta de la Colina, mujer pequeña, robusta y decidida se enfrentó a los hacendados y se convirtió en una inquebrantable líder del campesinado sureño y de sus siete hermanos.

Descubre su afición a la música criolla y al cajón, gracias a una mujer que era líder con las jaranas en casa, donde en esas épocas sobresalían esta clase de fiestas. Vecinos o familiares se juntaban, armaban sus instrumentos y cantaban todos juntos. Quién no recordar esas épocas y de esta gran mujer Valentina Barrionuevo, criolla muy reconocida, justamente en su casa se descubre a este negro sabroso con una de las mejores jaranas que hasta el día de hoy se recuerda con mucho cariño a estas personas.

“En Lima, por el año 48, vi tocar el cajón al negro ‘Máquina’ Francisco Monserrate, en el Callejón del Buque, allá en casa de Valentina Barrionuevo. Mi tía vivía en el 4 y Valentina en el 5; yo vivía en el jirón Puno pero iba con frecuencia a ver a mi tía. Donde Valentina se hacía unas jaranas que duraban tres días. Mandaban a comprar trago en balde. Lo llamaban ‘chabela’: era vino con cola, así como la Kola Inglesa. Allí cantaba el ‘Canario negro’, mi tío Leopoldo tocaba la guitarra y ‘Máquina’ un negro grandazo el cajón. Desde entonces me gustó”.


Fue ese momento que el corazón de este gran compositor, comenzó a tocar el ritmo del cajón y sus grandes manos, a buscar el sonido místico que había escuchado cuando era niño y a hacer crecer esa potente voz que invocaría todas las fuerzas de la tierra para cantar.

También había paseado por varios grupos musicales, Había cantado en Radio Club Infantil, con la “Tropical Estrella” y con “Cuadrilla Morena”. Por esos tiempos era atraído por la música del ‘Rey del Mambo’, Dámaso Pérez Prado. Luego llegaría a la emblemática compañía Pancho Fierro junto a sus hermanos Ronaldo, Orlando y Enrique. Allí conoce a Arturo ‘Zambo’ Cavero y Nicomedes Santa Cruz y, se encuentra con su primo Ronaldo Campos de la Colina.

Lo más importante estaba por venir, y es cuando está en la agrupación “Pancho Fierro”, conoce a su madre adoptiva, como la llamaba Chabuca Granda. Ella lo hizo su percusionista inseparable con quien realizó múltiples giras artísticas en el mundo. Acá una anécdota donde se ve el cariño que hubo entre ambas personas y músicos extraordinarios.

Caitro cuenta que en 1971 llegó a España junto a “Perú Negro” (primera generación) y que buscó a la cantautora en su hotel. “Al llegar a la recepción, pregunté por Chabuca y dije que era de parte de su hijo. El que atendía le dijo: ‘Acá hay un moreno grandazo que dice ser su hijo’. Ella le contestó: ‘No es moreno: es negro y sí, es mi hijo”.


Gracias a la intérprete de “La Flor de la Canela”, se hizo más conocido y popular. El fallecimiento de su segunda madre, como él la llamaba, lo deprimió mucho al pensar en dejar lo que más le gustaba y dedicarse a otra cosa.

Paralelamente fue parte de la primera agrupación de la Asociación Cultural “Perú Negro”, con quienes obtuvo varios reconocimientos internacionales y nacionales junto a su primo Ronaldo Campos y a su hermano Enrique Soto.

El genio que tenía este negro le permitía cantar desde lo profundo y acariciar como nadie el cajón. Eso fue lo que vio el guitarrista Paco de Lucía en una fiesta de la Embajada de España en Lima. El músico flamenco se enamoró del instrumento y le compró dos cajones a Caitro: uno para él y otro para el percusionista brasileño Rubem Dantas. Ese día sorprendido no le quedó otra en aprender de este gran maestro peruano, que sin duda gracias a él se fusionaría con los zapateos de los bailadores de diversos artistas y orgullosos nosotros estamos en decir que el CAJÓN ES PERUANO.


La cantante cubana Celia Cruz le dio la gran noticia a nuestro compatriota, de recopilar su mejor éxito y ser grabado para su repertorio musical, “EL TORO MATA” que hace recordar mucho a su abuela, donde le relata sobre el “toro rumbambero” y que incluye la bailarina imagen de otro grande del cajón, Eusebio ‘Pititi’ Sirio.


Además de los festejos “Ollita nomá” y “Curruñao”, en el que rescata la vieja tradición del mismo nombre; el landó “A sacá’ camote con el pie”, anécdota del trabajo en el campo, donde en el refrigerio, hacían una fogata en la que asaban camotes y dominaban la técnica de sacarlo con el pie; el “Duende Negro” como se le llamaba, grabó solo un disco como solista, además de colaborar en diversas producciones.

Alejado de los escenarios, en los que daba clase maestra de cajón peruano,“el duende de la música negra”, nos dejó hace 11 años, un 19 de julio, víctima de la diabetes.

En el cielo, Caitro impulsa lo que nos dejó, las mismas jaranas que imponía en nuestras calles, sin dejar de lado su cajón y ponernos a zapatear a todos los peruanos con ese ritmo sabroso que lo caracterizaba. Gracias Maestro, por todo lo que entregó a nuestra cultura, muchas gracias…

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

ArteRadio

Somos un programa de radio que busca revalorar el sentido de la cultura en nuestra sociedad y para ello se orienta a la difusión de conceptos ligados al arte y el entretenimiento en todas sus manifestaciones. Arte Radio es un espacio de conversación que facilita el vínculo del oyente con destacados panelistas e invitados.

Recents

recentposts